DOLORES DELIRIO

Ricardo Brenneisen

"A Vicentico no le vas a pedir que cante afinado. Y que canto mal, canto mal pues...".

crédito: PÁGINA CENTRAL

Dolores Delirio es, junto con Voz Propia, uno de los grupos más trascendentales del género post punk, dark del Perú y uno de los más importantes del rock peruano. No hay duda. Pero a mitad de año levantó polvo con su sorpresiva participación en el programa de televisión de concurso La Banda. Muchos se jalaron las melenas. Conversamos con Ricardo Brenneisen, el vocalista del grupo, quien cuenta detalles de esta polémica aparición en TV. Asegura que participar en La Banda era como “decirle a la gente que estábamos vivos”.

¿En qué momento está Ricardo Brenneisen?

Siempre es el momento de búsqueda, porque si reposas no haces nada. Ahorita estoy experimentando componer un disco para Dolores Delirio. Siento que he ganado identidad luego de hacer una serie de conciertos como solista, que me han ayudado a reconocerme quién soy en medio de esta maraña que es el rock que se hace en el Perú. Además, hay una herencia que dejarle a mi hijo y ser mucho más cuidadoso en lo que haces y dices, en lo que vas a dejar como obra. El orgullo por él. En esa etapa estoy.

¿Sientes que quedó inconcluso tu trabajo con Dolores Delirios?

De hecho que sí, hay mucho por hacer todavía con Dolores. Estamos en eso.

¿O sientes que se pudo hacer más con Dolores a estas alturas?

Yo creo que arrepentirse no vale la pena, porque de hecho llegas con muchas cosas aprendidas, que no las hubieses aprendido actuando de otra forma.

¿En qué momento está dolores?

En principio, en reconocernos: casados, con hijos, pagando pensiones (del colegio). En ese proceso las canciones están hablando de otra cosa. Incluso, las antiguas, para nosotros, hablan de otras cosas. En 20 años de historia de la banda ya te casaste, divorciaste; en mi caso, murieron mis padres. Ya no puedes contar lo mismo. Me parece absurda la banda que tiene 20 años y que aún tienen este look de chiquillos de 20, aferrándose a algo que ya no es.

¿Pero y la esencia dónde queda, ese esqueleto con el que naces y creces?

La esencia no se pierde nunca, pero no puede ir acompañada de un look. Para que la gente identifique que tienes plata, no andas con la plata rebosando por los bolsillos. Esa esencia va cambiando, va evolucionando con los años. Ya no te enamoras igual, ni de lo mismo.

¿Y en ese proceso de madurez en qué momento deciden entrar al programa de televisión La Banda con tantos años encima, tanta trayectoria, tantos aplausos?

Los motivos fueron hacer algo por lo que nuestros hijos estuvieran orgullosos. Nuestros hijos conviven en colegios donde un papá es arquitecto, el otro es médico...

¿Pero es necesario estar en la tele?, ¿no hay otra forma de hacer sentir orgullosos a los hijos?

Mira, yo he vendido más de 10 mil discos probablemente y no hay ninguna identidad que me dé disco de oro. Ese orgullo mi hijo no lo puede tener porque no hay nadie que me lo pueda certificar.

¿Y la música en sí misma no es motivo de orgullo?

A mi hijo no le dejan ir con un aparato reproductor al colegio (risas). Había que hacerlo manifiesto. ¿Por qué no ir? Las reglas lo permitían. Por otro lado, ¿te parece justo que una banda con 20 años tenga que mendigar medios? Te lo pregunto a ti como periodista.

No, pero hay formas de llegar a los medios.

Sí, pero no podemos estar inventando todas las semanas una noticia.

¿Y estar en La Banda no es una suerte de someterse al formato del medio?

Fue interesante…

¿Ustedes se inscriben o los llaman?

Nosotros nos inscribimos.

Porque hubo bandas a las que llamaron… Me imagino que a la producción no se le hubiese ni siquiera ocurrido llamar a Dolores Delirio.

Fue algo muy divertido. Hicimos nuestra cola. Pero nosotros casi no participamos en el programa, porque el día que nos inscribimos Arturo Ríos (baterista) y Joe Silva (guitarrista) deciden no formar parte del programa; entonces, tuvimos que ir con músicos de reemplazo. El mismo día que nos inscribimos me fui a una consulta médica y me dicen que me tengo que operar. Dos días antes de empezar a grabar yo estaba tirado en una cama.

¿Sumó o restó haber participado en La Banda?

Todo suma. Yo me he encontrado con personas que me dicen que 'no harían eso'… Hay gente que está en una zona de confort, que no hace absolutamente nada para sumar, absolutamente nada, ni siquiera un error. Si esto fuera un error, como mucha gente lo ve, ha sumado; de lo contrario, no estaríamos hablando de esto. Creo que las bandas deberían preocuparse más en hacer cosas que en mirar lo que hace el otro y decir ‘yo no haría jamás esto’. Hay bandas que cobran más de 10 soles por show y cuando un programa de televisión los llama para tocar en su programa, dicen 'no', 'yo no hago play back'. O sea, les dan los medios, y no quieren.

¿Lo dices por Mar de Copas?

En general, las bandas… Muchos grupos no han ido porque las reglas del programa te pedían producir una canción por semana prácticamente. Nadie se quería tomar la chamba. Digan la verdad, hay mucha gente comodona. Esas bandas que cobran S/.10 mil, S/.15 mil dime si no pueden agarrar 500 soles y alquilar un back line y aprovechar el espacio de televisión, que se lo van a dar. Quieren que los medios estén rendidos a sus pies… Entonces, obviamente, lo que hace el programa de televisión es mirar hacia los demás grupos y dice: 'no, con los rockeros no cuentes, llama a Los Yaipén nomás'.

La mayoría de grupos de cumbia no le hacen asco a nada.

Así es. Entonces, cuántas bandas hemos visto morir por el ‘yo ni cagando hago eso’…

Los comentarios decían que Dolores es una banda de culto y que un grupo así no podía hacer eso…

New Order hizo la canción del mundial. Cuáles son los parámetros. (Somos) una banda de culto oculta por los medios. A mí sorprende, yo toco en el Tequendama… en La Noche de Barranco, bueno ya no toco en La Noche porque no es un espacio plural, es un espacio precontratado, La Noche de Barranco ya no existe para nosotros, en nuestro mapa. (Retomando…) toco en el Tequendama, en otros lugares para 300 personas; sin embargo, 5 mil personas opinaron en las redes sociales (por lo de La Banda)… ¿Dónde está ese público que me dice que yo tengo una banda culto? Capaz tuvimos que hacer esto para generar una reacción. Hay gente que dice qué patético, pero entonces vayan a los conciertos…

¿Entraron con el objetivo de ganar el concurso?

No. El objetivo era exposición para el grupo, decirle a la gente que estábamos vivos. Sabíamos que no íbamos a ganar. Los reality buscan otro tipo de cantante para empezar. No buscan un cantante desafinado con estilo propio, buscan un cantante que sea perfectamente moldeable a lo que una disquera como Universal quiere. Que pases de ser baladista tipo Camila a hacer algo tipo Christian Castro. Nosotros como banda no encajábamos en absoluto con lo que estaba pidiendo Universal. Pero sabíamos que íbamos a llegar a una suerte de semifinal.

 

 

EN LA BANDA. El grupo participó en este programa interpretando canciones de otros artistas.

Muchas veces el resultado de participar en ese tipo de programas se mide con contratos. ¿Tienen más contrataciones después de La Banda?

Ha facilitado muchas cosas. Ahora, hay que medirlo en lo justo, el programa no tuvo rating. Ojo, hay una segunda temporada grabada que no salió al aire. En el rating que pudo tener el programa sí sirvió, solo en ese momento. De ahí en más, ya nos toca a nosotros. Yo creo que es algo que se va comentar durante mucho tiempo, probablemente una de las cosas más comentadas del año. Pero siento mucha mezquindad de gente que dice ‘yo no hago’, ‘yo no hago’ y sigue sin hacer nada. Después de esto hemos lanzado un tema nuevo, estamos componiendo un disco nuevo. Producir un par de fusionados con bandas de acá, conceptos totalmente locos.

¿Ya dejaste atrás esa etapa que te fuiste de Dolores en más de una vez?

Hay una etapa bien extraña, hoy por hoy, en Dolores. Pepe Inoñán (bajista) y yo durante 20 años hemos sido compañeros de banda, y recién somos amigos. Y pasa que, como te decía, la paternidad es un tema que nos ha unido, nos ha generado una empatía que no teníamos antes, ni siquiera en lo musical. Creo que la necesidad de proteger a nuestros hijos nos ha generado empatía y a partir de ahí se ha dado una fortaleza increíble, que no había antes. La fortaleza que no la pudo dar las giras, el éxito, el alcohol, las drogas, lo dio el amor hacia los pequeñines.

¿Eres mejor cantante?

Con el piano, en un proyecto solista que me acompañó Aldo Toledo, aprendí mucho.

¿No te metiste a estudiar canto?

Me daba miedo.

Tú tienes harto sentimiento en el escenario, tienes una pegada enorme con el público, pero la voz no es tu punto fuerte.

Me daba mucho miedo estudiar canto, pues me daba miedo que me dijeran que no servía para eso. El piano me ayudó muchísimo para entender y descifrar qué tengo que mejorar. Además, es consolidar un estilo. A Vicentico no le vas a pedir que cante afinado. Y que canto mal, canto mal pues, ya está, ¿no?

Cantas mal, pero has grabado uno de los mejores discos del rock peruano.

Para mí uno de los mejores discos del rock peruano está mal cantado, que es el disco de El Aire, el primer disco. Rafo Ráez cuando desafina me parece increíble, pero nadie desafina con ese espíritu como lo hace Rafo, y yo soy su fan. Sus canciones me salvan la mañana.  

En tu ausencia Dolores Delirio grabó un disco con Luis Sanguinetti.

A mí me tocó reemplazar a Lucho en Sor Obscena y luego él lo hizo conmigo en Dolores. Es una coincidencia divertidísima. Hay mucha gente que piensa que Lucho y yo si nos vemos en la calle nos agarramos a golpes, algo que está muy alejado de la realidad.

¿Son amigos?

Somos patas, aunque no nos frecuentamos.

¿Qué te parece el disco que grabó él: Plástico Divino?

Es un muy buen disco, pero definitivamente no encajaba yo ahí. No era lo que yo buscaba en ese tiempo. En algún momento en Dolores tuvimos una óptica diferente sobre la madurez. Ellos creían que la madurez era una cosa electrónica, más producida, pero para mí la madurez era seguir contando historias, algo más orgánico.

Pero Dolores desde el comienzo fue bien producido y ahí radicó su éxito.

Sí, pero creo que a nivel de contenido a ese disco le faltaba un toque de historia, de empatía. La banda dejó de ser empática, se puso más en el plano de banda.

¿Por eso sale Josué del grupo?

Él sale por decisión propia. Él vino un día y dijo ya no quiero estar. Y bueno, nos jalamos los pelos un rato.

¿Extrañas a Josué?

Ehhhh, no, no. Decirte que extraño a Josué es faltarle al respeto a mi amigo Arturo (el actual baterista).

¿Pero ni como amigo?

Es que nunca fuimos amigos. Muy buenos compañeros sí, pero nunca hemos llegado a ser amigos.

¿Ni cuando estaba Jeffrey Parra (ex guitarrista, ya fallecido)?

Ni cuando estaba Jeffrey. Josué y yo éramos muy diferentes, que no quiere decir que andábamos peleados. 

¿Si el cantante de Dolores se ha ido varias veces y ha regresado, puede ocurrir lo mismo con el baterista, puede regresar?   

Es que ya ocurrió. Josué se va en 2001, y entra Arturo. Y de ahí regresa.

¿Y se fue por lo mismo?

Es que Josué es muy extraño para algunas cosas. Como no es mi amigo, no me tomo el tiempo en descifrarlo.

¿Entonces, qué unía a Dolores?

Esa magia que hay en el escenario.

Por qué sonaban ensamblados y transmitían un sentimiento especial.

Creo que Pepe ha sido un motor, es el único que no se ha ido de Dolores Delirio. Es muy astuto en su silencio. Estoy en una etapa en que lo admiro.

 

 

 

SENTIMIENTO DOLORES. A mitad de esta presentación, se apagaron los equipos, pero el público y DD no se callaron. 

Como te decía, el Cero es uno de los mejores discos que se ha producido en el Perú, y al mismo tiempo creo que Dolores no ha logrado un disco como ese.

Y por eso es que a ningún disco le pusimos uno. Es el disco pendiente.

¿Por qué logras un disco tan perfecto como el Cero y de ahí no te sale nada igual?

Porque buscas otra cosa.

¿O es la magia de la primera vez?

Sí pues. De hecho ninguno está con la misma novia de hace 20 años…

Pero siempre te acuerdas de la primera novia.

Ah no, claro, todos tenemos nuestra Winnie Cooper, y algunos su Kevin Arnold (risas). Pero no sé qué pasó ahí.

¿O era la genialidad de Jeffrey?

Jeffrey es un genio. Es complicada su ausencia hasta el día de hoy. Más allá de que lo puedes reemplazarlo o no, con Pepe caímos en cuenta de la responsabilidad que era asumir pilotear el barco sin él.

Han llegado a tener hasta tres guitarristas para suplir a uno.

Estaban Juan Carlos Anchante, Luciano Agüero y Roberto Sosa. Pero pasa, ¿no?

¿Qué errores has cometido en Dolores?

Todos.

Pero ese todos suena a ninguno.

Todos los que me permitan hoy aprender que no me debo ir. Yo creo que en algún momento la soberbia. Este mediano éxito ocurre en un momento en que uno tiene 23, 24 años y no te das cuenta. En ese momento es divertido. Hemos sido muy soberbios y hemos formado parte de esa tropa de bandas del ‘yo ni cagando hago eso’, y nos quedamos sin hacer un montón de cosas.

En esa negación del ‘yo ni cagando hago eso’, podríamos terminar en Esto es guerra.

Hay parámetros. Los rockeros en el Perú vivimos una realidad con muchos medios negados por nosotros mismos. ¿Qué pasaría si nos lleváramos bien con Apdayc y las bandas rockeras sonáramos como suena la cumbia y toquemos todas las semanas como toca la cumbia? Probablemente estaríamos metidos en Esto es guerra, al menos tocando en el programa.

¿Y eso está bien o está mal?

Es lo que la escena te pide en ese momento. Estamos hablando de una realidad en que se nos niegan cosas, pero qué va pasar cuando una cosa mágica ocurra y, de pronto, estamos en todos los medios. ¿Qué va pasar, va estar mal visto? ¿Va estar mal visto tocar en el programa más sintonizado de la televisión o vas a seguir optando por ser underground?

¿Cómo mides la dignidad?

Si la realidad es otra, el parámetro de la dignidad es otro. Nunca hay que decir yo jamás, porque no sabes cómo va cambiar la realidad.

Tú también has tocado en Los Terapeutas del Ritmo, ¿por qué? Y no digo que esté mal.

Me pareció una etapa de aprendizaje. El chino Mauricio Chau es mi amigo y primero me invita a cantar en la grabación del disco, y me propone tocar en vivo, pero le dije vamos a ponernos la máscara para un tema de identidad.

¿No querías que sepan que el cantante de Dolores tocaba covers de los 80s en cumbia?

 Eran dos cosas: crear un personaje y también la identidad oculta. Y se volvió divertidísimo. Era otro ritmo, otro tipo de escenario, hacer coreografías. Algo que no había hecho, me parece espectacular. Cuando me hablan de la esencia… la esencia de un músico es ganarse la vida como músico. Así de sencillo.

¿Por qué no seguiste con el proyecto?

A Mauricio lo quiero mucho, es uno de mis mejores amigos, pero a veces es mejor quedarse con la amistad que con la relación laboral.

¿Cuál es el futuro de Dolores?

Creo que historia ya hicimos. Nos toca sacar un disco para seguir haciendo historia. Lo que se viene es un disco muy bonito, historias muy bonitas, que tiene que ver mucho con la edad.

¿Cuál es el futuro de Ricardo?

No lo he pensado mucho. Consolidar cosas con dolores. Acabar mi primer libro, aunque ya empecé el segundo y no he sacado el primero. En realidad, quiero sacar tres libros. El primero son 32 capítulos de la historia de por qué escribí cada canción en Dolores. El segundo son cuentos de familia que tienen que ver con episodios cortos muy bizarros, porque tengo una familia de suicidas. Y el tercero es una investigación que estoy haciendo sobre mi padre.

 

 

MODELO 2014. Si bien este concierto fue hace dos años, es la formación actual de Dolores Delirio. 

 

Entrevistas relacionadas

Comentarios

Lee esto, inspirate un poco, de esto te hablo cuando los parametros en canto no siempre es como te piden, cuando hacen canciones de esos comerciales que no me gustan, y no me gustan es por que no tienen sentimiento, solo lo hacen por que es comercial y eso vende pues, inspirate en lo realmente artistico,.....

Vanessa Melo

Ricardo es una persona muy inteligente sabe manejar su entorno, es atrevido conoce el arte de retarse asimismo, considero que tiene una buena potencia de voz , espero que con Pepe recojan sus experiencias y saquen el mejor disco del rock nacional. Ricardo ya esta dentro de la historia del rock nacional y es un orgullo personal tener canciones compuestas por mi banda Diagonal Zero interpretadas con exquisita entrega, exitos para DD con RB y PI.

doctor zero

La última vez que escuché a Dolores fue en su concierto por los 20 años. Asistí con mucha expectativa para escuchar a una de mis bandas favoritas después de estar lejos un tiempo.
Terminé escuchando a una banda que me costaba reconocer, había algo en el alma que habían perdido, me pareció todo muy opaco, el nuevo guitarrista parecía no encajar, no vibrar de la misma forma, pese a estar todo bien ejecutado. Espero que se acople bien a la banda y no suene tan aislado del resto.
A pesar de los años y por la inquietud musical que percibo en Ricardo y en Pepe, aún le tengo fe a Dolores Delirio.
Habrá que esperar para escucharlos nuevamente.

Ricardo Rodríguez

La mejor formación de Dolores fue con Pelón Góngora en la voz y con Virus como guitarrista, los dos de una banda que ya no existe llamada Textura...

Profesor What