LOS VIOLADORES

Enrique Chalar ‘PIL’

“Prefiero la saya antes que el rock”.

crédito: PÁGINA CENTRAL

Comandó la oleada del punk latinoamericano en los años 80’s. Su música sonaba en bares, discotecas y radios. Llenó estadios, llegó a la cima. Si los ingleses tuvieron a Sex Pistols, en esta parte del mundo tuvimos a Los Violadores. Conversamos con Enrique Chalar, o simplemente ‘PIL’, vocalista de la emblemática banda argentina, quien a sus 55 años nos dice que “las mejores bandas son las viejas”.

Estuviste por Cuba.

Fui de turismo. Ojalá algún día sea para tocar. Es difícil tocar en Cuba. Una banda amiga tocó: Die Toten Hosen, pero lo hicieron vía la embajada alemana. No es fácil tocar en La Habana.

¿Eso es bueno o malo?

No sé. Cuba tiene sus cosas buenas y malas. Prefiero quedarme con las buenas.

¿Cuáles son las buenas?

Lo que me parece bueno es que nadie te quiere vender nada, no hay publicidad. Es sano. No he visto golosinas. Es muy buena la cultura que hay en televisión, en la calle. La gente es bastante alegre, pese a estar bloqueada.

¿Las malas?

Que tiene un retraso con respecto a los demás países, originado también por el bloqueo americano por ser un país comunista. Pero yo simpatice siempre con el pueblo cubano, me parece una causa noble.

El gobierno de Cristina Fernández ha tenido ciertos acercamientos con Cuba.

Me parece bien, porque en los 90´s Argentina había vetado a Cuba en la OEA. Sin embargo, el gobierno de Argentina es completamente capitalista. El gobierno de Cristina hace agua por todos lados.

Cristina mira con admiración a Cuba.

Pero está lejos de todo eso. Cristina es una potentada, una mujer que tiene varios hoteles, una multimillonaria, es una mujer que viaja todas las semanas al lugar donde radica. O sea, vive más en el aire que en la tierra.

¿Y qué opinas del caso del fiscal Alberto Nisman que acusó a Cristina y que supuestamente se suicidó, pero se cree que hay algo sospechoso detrás de eso?

No conozco mucho… El gobierno de Fernández está llegando a su fin. No sabemos quién va gobernar. Ojalá que no sea la derecha de los 90’s, la neoliberalista.

¿Cristina fue en algún momento la esperanza de Argentina?

Confundió algunas cosas. Se creyó con todo el derecho y el poder. No hay relato único, tiene que entender que hay otras visiones de la política. Puedo simpatizar con ciertas cosas de Cuba, pero no es el relato único. Ciertas cosas del gobierno de Cristina me parecen buenas, pero están muy ensimismados en el poder y ven un relato único, desgraciadamente.

El poder termina corrompiendo.

Sí.

Que es lo que pudo haber pasado en Venezuela.

Es un caso distinto. Venezuela tenía un líder omnipotente (Hugo Chávez) y ahora está en manos de otra persona que no tiene ese carisma, ese caudal.

Tenemos una Sudamérica que mira a la izquierda…

Había mucha gente olvidada en Latinoamérica. Los de abajo tienen que subir y no aplastar a los del medio.

 

LOS 30 AÑOS. Celebración de Los Violadores de hace algunos años. Y hoy 'PIL' está de vuelta. 

Perú es casi tu segundo hogar.

Y a veces el primero, porque paro más tiempo acá que en Argentina. El trabajo lo tengo en Argentina, voy a tocar constantemente. Vivo de un país a otro.

¿Cómo ves al Perú musicalmente?

Prefiero la saya antes que el rock. Cuando voy a Cusco prefiero escuchar música serrana. Pero hay un movimiento importante, sobre todo en el punk, se arman festivales grandes. Está creciendo.

¿Qué debería pasar en el Perú para tener tanta expresión musical vinculada al rock y sus variantes como en otros países?

Eso está en el ADN de la gente. Vas a Barranco y hay un montón de música, después en otra parte de Lima no. Eso está en la idiosincrasia popular. En Argentina es porque se juntan bandas. Mucha gente trabaja, toca un poco un instrumento y se encuentran un fin de semana a ensayar, a divertirse, a sacarse un poco el estrés y ahí van saliendo bandas, van surgiendo constantemente.

Uno piensa en rock en Latinoamérica y tenemos a Soda Stereo en Argentina, Los Prisioneros en Chile, Aterciopelados en Colombia… ¿En Perú?

En la parte más pop está Pedro (Suárez-Vértiz) que desgraciadamente no puede presentarse en vivo por el problema de salud.

¿Qué tendría que pasar en el Perú para lograr ese arraigo?

Creo que también se debe a una oleada. Argentina en los 80 tuvo una oleada de muchas bandas y eso genera que haya otras bandas, que se multiplique. Argentina venía de los 60 y 70 con muchos grupos. Entonces, eso le falta al Perú: una oleada, y van a salir muchos, y varios serán buenos. También noto que la gente no valora a la expresión local. Siempre se va a quedar con el producto gringo, y eso me parece que no está bien. ‘Ah sí, U2 es mejor’. Es mejor en técnica y en luces, sí, pero no sé si últimamente musicalmente es mejor de lo que se pueda hacer acá

¿Tienes alguna banda de Perú que te guste?

Leuzemia. Daniel F me parece un artista íntegro, que tiene mucho sentimiento al cantar. He escuchado Inyectores. Daniel F me parece el tipo más sentimental, que a mí me ha tocado más sus letras. Y he compartido shows con él. Me parece una muy buena persona.

¿Por qué el Perú no tiene el mismo gusto por el rock como en Argentina?

Argentina es el único país de Latinoamérica que tiene eso. Argentina es el único país que tiene grupos de rock locales que han llenado estadios. Es un fenómeno atípico y completamente distinto a México y a todo Latinoamérica. El rock empezó en los 60 como en la mayoría de países, pero le dio una identidad propia. Hay bandas que convocan 150 mil personas y eso no pasa en ningún país. Hay una identificación con las bandas antiguas más que las actuales. Pero Argentina ha perdido la hegemonía que tenía en América en los 80. Era exportadora de talentos.

¿Las últimas grandes bandas argentinas han sido Los Violadores, Fabulosos Cadillacs, Soda Stereo?  

Luego se hizo un mensaje muy localista. Otro hecho es que la música argentina está conquistada por la música uruguaya, como el candombe. Eso es el rock en Argentina. No es rock, es otra cosa.

¿Está en crisis el rock?

Creo que no existe más. Esto es para gente mayor. Las mejores bandas son las viejas.

¿El nuevo rock de Latinoamérica está y estará relacionado más con nuestras tradiciones?

Eso está bien, como Bomba Estéreo en Colombia. Está bien que se fusione. Eso debe ser lo que está pasando en Argentina con la música uruguaya. Yo no lo entiendo. El rock lo entiendo más como guitarras. Soy un chapado a la antigua.

Bien paradójico. En su momento tu música rompía los esquemas. El punk era eso.

No me gustan los esquemas nuevos, no me puedo sumar a algo que no me gusta. Y no le veo el vigor que teníamos nosotros y que seguimos teniendo. Lo veo endeble. Primero que la música de ahora nace en democracia, que es un camino más fácil. Hoy en día es más fácil grabar. Uno salió bajo la dictadura, bajo presiones, donde grabar era algo muy difícil. Llegar al vinilo era muy costoso. La compañía una vez que te fichaba era porque te habías matado. Hoy en día hay muchos grupos de diseño, de arquitectura.

¿Los años 80 han sido la mejor época del rock en español?

No vivo del recuerdo.

Pero hace un rato me dijiste que no ha aparecido nada mejor que los grupos de esa década.

Eso no significa que lo añore. En los 80 había un abanico de bandas distintas que eran mejores de las que hay hoy en día. Había un montón de bandas que salieron, entre ellas Soda Stereo, que me parece que es la mejor banda de Latinoamérica. Después el rock mexicano como que enturbio un poco con grupos como Maná, que son más frívolos.

 

 

EN ACHO. Concierto de Los Violadores en Perú, en la Plaza de Acho. Año 1987.

¿Y qué ha sido de PIL y Los Violadores?

PIL y Los Violadores de la Ley es mi tercer proyecto solista. Acabo de grabar mi tercer disco y en marzo debo estar sacándolo. Se llama El último hombre. Lo grabé con mi esfuerzo, yo pague mi grabación.

Pero la gente irá a escuchar a Los Violadores.

Exacto. No puedo hacerme todo un concierto con temas nuevos, porque no iría nadie a verme.

¿No has pensado en el regreso de Los Violadores como tal? Les iría muy bien.

En algún momento se va dar. Ya estuvimos tocando con Stuka.

¿Se puede pensar en un nuevo disco de Los Violadores?

Si la banda se reúne alguna vez, haremos un disco en vivo. El último disco de la banda es de 2009, de una formación de Los Violadores en la que no estaba Stuka. Es un grupo que tiene 14 álbumes (3 de ellos en vivo). Es mucho, mucho trabajo.

El combustible del punk rock es lo que pasa en las calles… ¿Hay combustible?

La tecnología está matando el espíritu rebelde de muchos jóvenes. La tecnología nos mete dentro de un túnel y nos olvidamos de lo que pasa alrededor, las personas que están con nosotros. No hay comunicación entre las personas.

¿Se puede hablar de rebeldía en el punk o la música de hoy en día?

Hoy en día las bandas argentinas hablan más de cerveza que de cosas que pasen, o de chicas, de noviazgos. Antes la gente de mi época leíamos más política, estábamos más metidos en esas cosas.

¿Los Violadores fue la última banda punk de Argentina?

No, hay otras bandas, pero fue la primera, la más importante y creo que la mejor. Todo eso lo digo yo, pero escuchando los discos, comparando, creo que ha sido la más importante. Ser el primero ya es un ‘cachetaso’, ser el primero en Iberoamérica es eso, ser el primero en popularidad, en hacer giras, primero en todo.

En su momento les habrán dicho alienados.

Sí, que éramos gente que estaba enferma.

Que querían imitar a los ingleses.

Pero siempre se hizo con un tono argentino, nunca se mencionó a la reina, un tono latinoamericano; de lo contrario, no hubiésemos llegado a otros países. Se habló de temas latinoamericanos, pero no había por qué hablar de la reina, yo no conozco esa realidad, no me interesa. 

¿Cuando compusieron 1-2 Ultraviolento imaginaste que esa canción podía bailarse en una discoteca de gente que ni sabe que es el punk?

Desde los inicios de la banda avizoraba que teníamos talento, que de alguna forma íbamos a llegar a algo más, que teníamos talento musical, que éramos buenos compositores, pero teníamos el camino con la dictadura cerrado por todos lados, pero no le aflojábamos. Imaginar tanto que iba tocar en Alemania, en muchos países, que iba a hacer giras, jamás. Poco a poco lo fui logrando. Me puedo considerar un tipo satisfecho. Yo quise ser músico, mi idea era ser un tipo que viajara. Ser periodista era una idea, ser músico era otra. (Me considero) una persona que ha cumplido sus sueños.

 

PILSEN. Otro de los proyectos de 'PIL' después de pasar por Los Violadores. Bandaza.

 

¿Cuando eras chico querías ser músico?

Sí o periodista. Lo quería por viajes, por mirar las situaciones y viajar. Quería ser músico para estar subido en el escenario. Dentro de cierta timidez que tenía… Ya de chico me subía a un escenario donde veía la oportunidad.

¿Tus padres no te decían ‘oye dedícate a otra cosa, cómo vas a ser músico’?

Me decían que buscara una carrera profesional. Yo estaba en el coro del colegio y tocaba percusión. Ya tenía una base inicial. Me quedaba mucho tiempo con la profesora haciendo solfeo, era de los pocos que se quedaba en clase haciendo solfeo. En mi familia nadie es músico.

¿El saber mucho de música puede afectar una idea musical?

Yo jamás quise ejecutar un instrumento en el escenario, yo me quería mantener como un cantante salvaje. Quería ser un frontman, un tipo que va y viene por el escenario. Igual estudié bajo, sé cosas. Alguna vez toque guitarra, pero mínimamente.

¿Es mejor mantener el sentimiento o dejarse llevar por el virtuosismo?

Para determinada música es mejor mantener el sentimiento, perfeccionándolo ¿no? Pero el virtuosismo no es para este tipo de música. Se puede tocar bien, pero es para otra gente.

Porque Green Day es un grupo punk que tocan muy bien, y suena bien.

Son músicos de Berkeley, pero el sentimiento que tienen no me llena. Ninguna de sus canciones me ha tocado. No me han hecho sentir lo que me hicieron sentir los Clash, que no tocaban tan bien. Entre lo sentimental y lo técnico en este tipo de música, me quedo con lo sentimental.

¿Qué de lo nuevo del punk después de los 70 te ha cautivado?

Por ejemplo, Die Toten Hosen es una banda que me gusta, que también son de los 80, son de mi época. Después no encuentro, parecen grupos para adolescentes. La música californiana se tornó en eso. Bad Religion me parece una banda sin muchas ideas. No es que me quedara en el tiempo. Trato de encontrar… Rammstein me parece una banda interesante, pero es una banda con un montón de capacidades musicales.

¿Qué música escuchas ahora?

De todo. Ahora estaba escuchando música de Cuba, los Rolling Stones. Escucho música de todo el mundo. Me gusta la música clásica, puedo estar escuchando a Beethoven, puedo quedarme con Mozart una hora y pico sin ningún problema.

Los Violadores han sido una banda muy exitosa. Al parecer, has salido sano y salvo del estrellato del rock and roll.

Primero que no considero nunca eso del estrellato.

Mucha gente llega a esa cima y…

Mirá a Argentina. Tiene muchos músicos muertos, desgraciadamente. Yo soy una persona que voy al gimnasio, tengo mis rutinas de cosas, me disciplino en la vida. Soy una persona sana. Que tuve mis momentos de rock and roll y tomarme unas cuantas cervezas… Ya soy un tipo grande, tengo una familia, un hijo. Eso no quita que cuando nos encontramos los amigos nos tomamos unas cervezas. La pasamos bien.

Debes haber visto casi de todo.

Sí, pero por suerte yo no caí en drogas.

Y es difícil no hacerlo, ¿no? Porque estás rodeado…

Siempre pensé que era algo malo, siempre pensé que el punk era como para romper la droga de los hippies. Pensaba siempre eso. Me llegó a mi cabeza que había que hacer lo contrario a eso, y lo contrario era no tomar drogas. Entonces, me mantuve así. Desgraciadamente en Argentina, fijate, hay muchos músicos muertos, y muchos tienen que ver con drogas.

¿Cuál es el futuro de 'PIL'?

Después de tocar en Perú, en Lima y Ayacucho, me voy de gira a Argentina por el nuevo disco que estoy sacando. Y ojalá lo pueda presentar en Lima en algún momento. Eso es lo que pasa en Perú: es muy reacio a lo nuevo. Se sigue escuchando la música de los 80. Pero los artistas de los 80 han sacado otros discos.

¿La culpa de quién es: del programador o de quien escucha?

Es todo un círculo vicioso. La gente se levanta y quiere escuchar en la radio una canción conocida de tal artista. El programador se la da porque si pasa algo raro el auspiciador no le da el dinero. Eso también le falta al Perú: poder mostrar más a sus artistas por medios radiales y no lo hacen. En Argentina hubo una época que pasaban mucha música argentina. Y eso es cultura, la cultura eleva a la persona. Es arte y el arte eleva.

 

 

HIMNO DEL ROCK. Más allá del punk, esta canción marcó la generación de los años 80.

Entrevistas relacionadas

Comentarios

LOS VIOLADORES LOS MAS GRANDES!! ABRAZO GRANDE QUERIDO PIL!!

Ruben adrian be...