UNDERPOP

Josué Vásquez

"Muchas bandas con el rótulo indie desconocen la raíz de lo que están haciendo".

crédito: PÁGINA CENTRAL

Conversamos con el ex baterista (de los mejores) y fundador del gran grupo peruano Dolores Delirio. Hoy, en la banda Bocanegra y, sobre todo, como gestor cultural dirigiendo la productora Underpop. No podíamos dejar de preguntarle por su ex grupo. ¿Cuál fue el factor principal para que la banda no crezca como lo esperaban? “Fundamentalmente la ausencia de Jeffrey… se llevó el futuro cuando falleció”, responde Josué Vásquez.

¿Por qué decides armar Underpop con grupos nuevos y algunos antiguos que no han destacado tanto viniendo de Dolores Delirio, una de las bandas más importantes del rock peruano?

Precisamente, la idea surge desde Dolores. En aquella época siempre había uno de la banda que tomaba la batuta de producir los conciertos y en los momentos que yo estaba a cargo de eso me gustaba que participen otros grupos, no necesariamente del mismo estilo o de la misma trayectoria. Siempre tenía ese bicho. Además, a la par de Dolores ya estaba con un nuevo proyecto musical que era Bocanegra y eso un poco que me hizo bajar al llano nuevamente. Con Dolores, en el 2008, y con Bocanegra veía dos realidades distintas. Veía que estaba en una banda con la que ya tenía 15 años en aquel entonces o más y todavía no habíamos dado el salto, o sea traspasar las fronteras. Entonces, había una realidad que no iba de la  mano con la idea que la gente tenía de nosotros.

¿Por qué?

Pienso que faltó disciplina de todos. Tener las cosas más claras y apuntar al mismo objetivo. Creo que había un poco el tema de los egos. Con Bocanegra vi que renacía en mí el ímpetu, el entusiasmo, la razón por la cual yo me metí a hacer música. Y que obviamente también sentí en la época cuando formé Dolores con Jeffrey Parra (ex guitarrista). Entonces, dije no, eso no se debe perder. Cuando una banda pierde eso, pienso que hay que replantearse las cosas.

¿Cuando perdió esas ganas Dolores?

No sé…

¿Con la muerte de Jeffrey?

Claro, lo lógico es que cuando pierdes quien maneja mejor el timón, pues la nave da tumbos, pero aun así pudimos sostenerla y eso es mérito de habernos sujetado bien y haber hecho fuerza para que el barco no se hunda, y no solo salimos a flote sino que pudimos extender la carrera después del disco que sacamos en el 2000. Pero hubo muchos años de para, de divorcios, no estábamos dando señales de estar enrumbados hacia la misma dirección. Ya a fines de los dos miles, yo decido dar un paso al costado de los Dolores y dedicarme en el plano musical solo a Bocanegra, es cuando digo, bueno, ahora me toca Underpop… Si en los 80, 90 yo era un patita wave, sencillamente traté en los años sucesivos de desvincularme de los clichés, porque ya apuntaba a trabajar más en pro de una movida y es ahí donde llego a la conclusión de que definitivamente cuando una banda tiene un estilo marcado, un error que a veces comete es encerrarse en un circuito de las bandas que se parecen o que practican el mismo estilo y solamente tocar para ese mercado, cuando la cosa ahora es abrir. El chip de Underpop es eso, abrir escena.

 

 

CON JEFFREY. Video de los inicios de Dolores Delirio.

Tratas de cubrir tu necesidad como productor, pero debe llegar un momento en el cual miras para atrás y ¿no sientes las ganas de tener una banda tan exitosa como Dolores? ¿No sientes esa necesidad de armar una banda que mire tan lejos como en su momento lo hizo Dolores?

Todas las bandas miran lejos…

No solo hay que mirar lejos sino muy creídos de lo que son.

Yo creo que en Dolores hubo exceso de autoconfianza. También los excesos te hacen cometer muchos errores, la falta de… y el exceso de…

El caso es que no hiciste nada parecido al éxito de Dolores. Después de tu ex grupo, nada te ha llevado tan lejos.

Musicalmente hablando. Yo tengo 43 años y me siento con las pilas de una persona de 23, pero esa experiencia ya en estos momentos de mi vida no me toca tanto ponerla a beneficio de mi propia satisfacción artística. En estos momentos mi satisfacción artística está cubierta por los logros que van alcanzando los grupos con los que voy trabajando.

Pero tú eres fundamentalmente baterista, y de los mejores.

No, tampoco. Un buen baterista tocaría de todo, y yo siempre me he pegado mucho a una línea modern rock. De repente el mismo hecho de saber de que no me dediqué lo suficiente a mi instrumento es como ser consciente de que no me dediqué lo suficiente a mi carrera. Pero eso no quiero decir que yo me tenga que poner al día por ese lado. Más bien, en lo que me tengo que poner al día es por el lado de gestor, porque pienso que lo que falta en este país, en esta escena, es precisamente eso. Gente que se compre el pleito.

¿Serías el “gestor” de Dolores?

Ah, pero tendrían que contratarme. Ya son otros términos. No tengo ningún problema en decir las cosas como son. Incluso, hace poco hemos conversado con los chicos. Prácticamente, ha sido un ida y vuelta de apreciaciones sobre el momento actual.

¿Te reuniste con los Dolores?

Sí, para conversar. Yo los llamé para tratar de limar asperezas. Eso fue en enero. Quería empezar bien el año, sin estar cargando mochilas pesadas. Ya son 43 años, Ricardo es más viejo (risas)… y pienso que lo que nos toca es no ser necios.

¿En esta reunión ni siquiera se deslizó la idea de que regreses?

No. A estas alturas del partido nos conocemos un 70% y sabemos a qué apunta cada uno y después de esa reunión a ellos les debe de haber quedado más reafirmada aún la idea sobre mí y saben que yo ni pretendo ni sueño ni anhelo volver a Dolores.

Pero en algún momento uno extraña su ex banda, ¿no?

Sería, en todo caso, para una ocasión especial, en la cual esa reunión sirva para algo bueno. No sé,  ayudar a alguien. Fuera de eso, como carrera ya no.

¿Y cómo ves a Dolores de lejos?

Como lo vemos todos los que le tenemos cariño: haber logrado tener un nombre y significar algo importante en la vida de muchas personas, no a nivel masivo, pero sí en un circuito amplio que llegó a tener rebote a nivel nacional.

La gente esperaba mucho de Dolores.

Sí pues, nosotros también.

Se esperaba que iba a ser quizás los Lucybell o hasta los Soda Stereo peruanos.

Sí pues. Pero para qué quejarse, son experiencias buenas y malas que se han ido acumulando. Pienso que hasta las malas te sirven para aprender. Entonces, yo ya saqué mi línea que definitivamente a nivel de banda nada nos une, porque pensamos distinto y sentimos distinto.

 

 

SIN JEFFREY. El grupo presentándose en TV con un nuevo guitarrista.

Ricardo Brenneisen me dijo que nunca había sido amigo tuyo, pero que en el escenario había una magia.

Eso es cierto. Las broncas no afectaban el momento de la tocada.

¿Se han subido peleados a tocar?

Y con diferencias terribles. Es más, recuerdo una en particular en un local de Barranco, un concierto que organizó Yolanda Hernández. Definitivamente de ahí no íbamos a salir como amigos ni a balas, pero salimos a tocar y para mucha gente fue un muy buen concierto. Saliendo del concierto cada quien por su lado, fue de las rupturas fuertes que tuvo la banda. Y es cierto lo que dijo Ricardo, no lo voy contradecir, porque es lo que hemos sentido y no dudo que si en algún momento, sea hoy o mañana o dentro de un año, estuviéramos en el escenario como Dolores pienso que eso se podría repetir. Pero como les dije, mi idea no es repetir la experiencia, mi idea es mejorar las experiencias. No es que ya: un ensayo de repaso y salimos a tocar. No, yo soy jodido… Cuando me meto en algo, si se trata de Dolores sobre todo, me gusta que no se repita la performance sino que se trate de superar, mejorar.

¿Cuál fue el factor principal para que la banda no crezca como lo esperaban?

Fueron muchas cosas, pero fundamentalmente no podemos pasar por alto la ausencia de Jeffrey, que golpeó fuerte, es como que se llevó el futuro cuando falleció. Una banda que estaba subiendo… Recuerdo que una vez en una prueba de sonido en el Sargento Pimienta para una fiesta Gorila Amarillo y Jeffrey tenía la costumbre de irse para afuera del escenario. Se ponía su cable largo para escuchar cómo sonaba la banda sin estar sobre el escenario. Él estaba bien orgulloso de lo que estábamos logrando hacer a nivel de sonido. Venía y me decía: ‘somos una banda que suena de la putamadre’. Siempre venía contento, te ponía las pilas, pero a la vez también era un tipo inconforme. Me decía: ‘en algún momento voy a dejar tocar guitarra y voy a tocar sintetizadores’. Lo suyo iba más por el tema de crear las atmósferas, independientemente del instrumento que él tocara. Él siempre quería ir más allá porque se estaba dedicando de lleno a eso. De lunes a viernes estaba en su casa como un científico loco creando sonidos. Esa disciplina que él construyó para sí mismo hizo que la banda tuviera un soporte. Perdimos ese soporte. Todos pueden ser muy talentosos, pero faltó que alguien estuviera en la parte creativa dándole con horario de chamba, que no se convierta en una banda que ensaya solo cuando va a tocar.

El disco que graban con Lucho Sanguinetti en la voz es muy bueno y la banda suena muy bien. ¿No hubiese sido mejor que salga con otro nombre y no como Dolores?

Sí, totalmente de acuerdo. Es más, es algo que yo le propuse a la banda cuando nos juntamos con Lucho, pero bueno eran tres contra uno. Y yo tuve que, para variar, no solamente comulgar con lo que decían los demás sino salir al frente y decir a los demás: ‘Hola, somos Dolores Delirio’.

¿Por qué no siguieron con Lucho?

Lucho nos explicó que estaba queriendo hacer otras cosas.

¿Luego de eso te retiras de Dolores?

No. Lucho renuncia a la banda justo antes de tocar en el Anfiteatro de Barranco y teníamos agendadas otras tocadas en ese mes. Estamos hablando de 2009. Al enterarse nuestros amigos de Textura, nos dicen que podemos contar con Raúl Góngora ‘Pelón’ (cantante de Textura). Bueno, lo llamamos a ‘Pelón’ y todo fluyó. Hicimos como dos o tres presentaciones con él, hasta una acústica muy chévere en La Noche de Barranco.

¿Y la reacción de la gente con ‘Pelón’?

Buenísima.

¿Mejor que con Lucho? Con Lucho parecía que extrañaban a Ricardo.

Lo que pasa que ‘Pelón’ siempre se ha dedicado a cantar. La percepción que se tiene de Lucho es de un tipo que está tocando el bajo. La gente no lo identifica tanto como cantante. Era un proceso que no concluimos y me da mucha lástima, porque definitivamente con Lucho hicimos un disco en dos patadas y no fue un disco al ‘guerrazo’, fue un momento mágico.

Fue amor a primera vista.

Era ‘paja’ poder decirle a Lucho: esta es la melodía, métele una línea vocal tuya. Es un tipo súper creativo. Nosotros necesitábamos en ese momento alguien que pueda tener facilidad de plantear ideas sin pensarlo demasiado. Es mostro cuando puedes hacer trabajo en equipo. Todos estábamos tratando de trabajar. Lamentablemente, no se siguió el proceso. Yo pienso que algo muy paja hubiera salido si hubiésemos hecho otro disco.

 

ÉPOCA SANGUINETTI. Con un nuevo cantante, Dolores Delirio sacó un gran disco.

¿Cuando viste a Dolores en La Banda qué pensaste?

Estaba viendo una banda de culto…

¿Tú no hubieses aceptado estar en ese programa?

No. La verdad que no quise formar parte de eso. Cuando decido dejar a la banda era también para dejar de hablar de ella.

Siempre la gente te va a preguntar sobre el tema.

Claro...

¿Tu generación con Rafo Ráez, El Aire, Radio Criminal, La Sarita dirías que fue la mejor generación de las que te ha tocado vivir del rock peruano?

En realidad, procuro desapegarme del pasado. Trato de no ser nostálgico. Ahora, lo que estamos conversando en esta entrevista no es porque considere que sean cosas importantes que se sepan, pero sí es, hasta cierto punto, bueno que durante tanto tiempo de silencios se sepa, para los que les interese, qué es lo que yo siento, lo que pienso sobre estos temas.

Digamos que la movida indie, post punk, new wave tuvo en los 80 como su máximo referente a Voz Propia, en los 90 a Dolores y ahora no han salido bandas tan representativas de esa línea musical. Y hoy hay una movida fuerte de grupos indie... ¿Cuál es tu análisis? 

La movida necesita que nos respetemos, pero creo que muchas bandas con el rótulo indie desconocen bastante la raíz de lo que están haciendo. Quizás se han tomado la chela, pero por la parte de la espuma. Si hay bandas que aspiran a ser parte de eso, pues tienen que profundizar como en todo. Quieres ser indie, conoce las raíces de lo que estás procurando hacer. Y si me dicen que nunca han escuchado The Chameleons, Parálisis Permanente, Sor Obscena, Lima 13 entonces pienso que todavía falta hacer la tarea.

¿Como productor, como músico, qué bandas  te vacilan de las que están sonando ahora?

Me gusta mucho Entre Tinieblas, que es una banda arequipeña. Me gusta Fobia, con más años, también arequipeña, que la siento fresca, pero a la vez con esa profundidad que han escuchado mucha música. Indiependencia me parece interesante, así como la movida synthpop.

Muchas de estas bandas de ahora cantan en inglés. ¿Qué opinas?

Que tienen que hacerlo bien. Si nos ponemos a hablar de qué cosas yo podría poner como en una especie de pedestal o repisa diciendo ‘esto es lo que recomiendo’, no va conmigo porque en realidad no me considero que soy alguien para hacerlo.

Es simplemente preguntarte que te gusta

Sí y me gustan las bandas que te he mencionado y son las que me vienen a la mente ahorita.

¿No crees que es el momento que Bocanegra regrese?

Lo que pasa es que Carlos (cantante) está en EE.UU. y difícilmente va a venir.

 

BOCANEGRA. La banda que formó Josué en paralelo con Dolores.

Entonces, ¿tu futuro como músico cual es?

Estar detrás con las bandas, haciéndolas tocar. Con Underpop hemos hecho tantas tocadas en diferentes espacios, como en el Parque de la Reserva, en el Metro de Lima, en la Feria de Barranco, en el Icpna vamos a hacer más fechas durante todo el año. Incluso, estoy hablando con gente de otros países para hacer intercambio cultural. Me toca avanzar más como gestor cultural. No quisiera quedarme solamente como productor de conciertos o productor de discos. Acabamos de sacar un nuevo recopilatorio de Underpop.

No tendremos al baterista Josué Vásquez en varios años.

Como batero, no.

Bueno, estás descansando también después de tantos años de tocar.

Pero descansar de qué… No, yo me metí en esto para tocar. No es que yo haya colgado las baquetas.

¿Con cuántas bandas trabajaste hasta el momento en Underpop?

Deben ser cerca de 40… Hay grupos que tienen un compromiso real con su propia propuesta, pero hay quienes piensan que se les debe regalar las cosas por su talento, están totalmente equivocados, porque es 50% talento y 50% sudor. No deben estar esperando que las cosas les caigan del cielo porque son iluminados, porque son genios.

Eso pasa bastante.

Lamentablemente sí y no trabajo con esas bandas. Hay grupos que tienen muy buenas canciones, pero veía que, por otro lado, eran un poquito engreídos. Sin embargo, hay muchas bandas con las cuales me dejé llevar por la intuición y me han dado muy buenas satisfacciones. Hubo un grupo que me presentó su material y no me gustó mucho, porque estaba totalmente en las antípodas de lo que yo normalmente aprecio, pero los vi tan afanosos que dije: ya, vamos a intentarlo y de verdad hasta ahorita muy bien. Yo tengo muy poca tolerancia al factor engreimiento y siempre procuro que la gente no flojeé. Me gusta que las bandas les guste ensayar, que estén pendientes también de temas de imagen, que sean proactivas. Si no veo eso, entonces pierdo mi tiempo. Es como jugar con un niño que no quiere jugar.

 

 

UNDERPOP. Voz y Noz, grupo que sale en el nuevo recopilatorio de la productora de Vásquez. 

Entrevistas relacionadas

Comentarios