músico y antropólogo

Camilo Riveros Vásquez

"Los festivales grandes están cometiendo el mismo error de la radio".

crédito: patricia lópez cabrera

El buen ‘Kamilo’ es un mil oficios. O está en un escenario tocando con Plug Plug (o Black Saqras, su nuevo proyecto), o está produciendo algún concierto, o haciendo prensa para Los Planetas (se vienen los españoles), o escribiendo para Sonidos.pe, o exponiendo en alguna universidad, o trabajando como antropólogo en alguna investigación, o coordinando los conciertos del nuevo Bar Lima (muy recomendable), o como técnico con alguna banda que le guste o dándonos una entrevista. Conversamos con el -ante todas las cosas- hijo y legado de la gran Chalena Vásquez. "He tenido mejores sobremesas con mi madre, que clases universitarias", nos dice.

¿Por qué es importante la música?

Es un fenómeno comunicativo, colectivo. Incluso, cuando uno toca música para sí mismo entra en un proceso auto reflexivo, comunicativo, incluso diríamos dialógico, dialéctico. La música como herramienta de comunicación funciona en las personas de muchas maneras. La más usada es que es divertida, es entretenida, es disfrutable, nos gusta.  

¿Esa es su función principal?

Es la más difundida. La música nos sana, nos sirve para comunicarnos, nos sirve para catarsis.

¿Por qué es importante el rock (en el sentido más genérico posible)?

Nuestra práctica musical de estos géneros musicales transnacionales es importante porque permite dar cuenta de nosotros mismos, dice esto somos, aquí estamos, esto es lo que hacemos, esto es lo que vivimos, esta es nuestra cotidianidad. Entonces, ayuda a construir correlatos, narrativas propias de la cotidianidad y de la historia. Es decir, cuando Arena Hash o el grupo Río en los años 80 estaban cantando canciones frívolas, había mucha gente cantando sobre el proceso de violencia política desde el nivel más crudo hasta el nivel más cotidiano. Entonces, hay una memoria histórica, hay un testimonio.

¿Y uno es mejor que otro?

Más allá de hacer juicios de valor, hay una cuestión de saber para qué sirven las cosas. Está bien divertirnos, pero los medios de comunicación también tienen una función social que está omitida, que es la de comunicación y la de formación. Se piensa solo para entretenimiento.

En todo caso, no son excluyentes, ¿no?

De cierta forma mucho se constituye en oposición. Tú decides qué quieres hacer en función de que no quieres hacer también. Entonces, esa práctica musical al margen del ‘mainstream’ en contra del ‘mainstream’ es un espacio de resistencia cultural, justamente en contra de la estupidización del ‘mainstream’ como tal…

En los 80's Río era considerado (por un sector) una ‘pacharacada’ y Leuzemia no, ¿por qué ahora pueden tocar juntos?

Ha habido un proceso histórico de lo que llamamos la escena subterránea, que después de evidenciarse, de darse festivales, de estar en medios, etc., lo que ocurre es que los límites se desdibujan. Antes se hablaba de la escena subterránea, ahora es la escena, porque no tiene sentido llamarla subterránea, es muy diversa, tiene varios grados de ‘subterraneidad’ o de visibilidad. Ahora vivimos la independencia y todos son independientes, incluso grupos que antes eran ‘mainstream’, que tienen que vérsela por sí mismos, porque ya no están las disqueras tradicionales aquí. La importancia del rock es una posición necesaria.

No es idealista querer cambiar el mundo.

Para nada, pero es bien práctico, tienes que hacerlo día a día.

¿Qué ha logrado la música en tu vida?

Vivo de la música, pero no vivo de tocar, y vivo de lo que he aprendido de investigar música.

 ¿Y de qué forma vives?

Yo creo mucho en la consecuencia y el equilibrio, a partir de todo lo que hemos aprendido de investigar ciencias sociales orientadas hacia la música, hacia la producción, hacia las industrias culturales. La música me ha llevado a las ciencias sociales y las dos cosas juntas me llevan a poder hacer lo que hago ahora.

 

 

ELLOS. Plug Plug es una de las bandas de 'Kamilo', quizás la mejor y, al mismo, la más intermitente.  

¿Qué detestas de la música?

Detesto a los poseros, detesto a la gente que no es sincera.

¿Qué es un posero?

Es la gente que no es sincera, que exacerba su consumo cultural queriendo aparentar algo que tú no sabes si es o no… Hay gente que está en la búsqueda y hay gente que abandona las cosas muy rápido. (En estas últimas) no termino de confiar. Yo también le he podido parecer posero a mucha gente y ese elemento me parece horrible, desagradable. Uno hace las cosas porque se deben hacer, no por querer hacerse notar. Odio también la constitución en posición; es decir, ese fenómeno de ‘tal es comercial y que se jodan’, a mí no me gusta. Quisiera que las cosas sean más sanas, más colectivas, vamos a construir una sociedad peruana más sana, ¿no?

¿Un músico puede tocar para un candidato político?

Si es parte de sus convicciones y si cree en ello. Pero si tiene la posición política de decir: ‘yo apoyo a tal’. No decir: ‘ah, sí, yo toco, pero no’. Hay que tener claras las cosas. Obviamente, no es lo mismo un acto de gestión cultural en espacios públicos, que es una obligación de todos los políticos, y otra cosa es un acto de campaña. Hay varias posiciones válidas, siempre y cuando uno sea sincero.

Se ha criticado bastante a los grupos que han tocado para Castañeda.

A mí no me parece y yo no tocaría ni para Castañeda ni para Villarán, porque a mí me consta cómo los dos hacen cosas con las que yo no estoy de acuerdo. Es una decisión personal de cada músico ser consecuente con sus convicciones políticas. Hay bandas que a mí no me parece extraño que si  tienen un rollo sincero de 'rock star' estén cobrando y moviéndose en ese sentido, porque no necesariamente tienen un discurso político en su música y nunca lo propusieron. No les puedes exigir a todo el mundo que piense igual. Pero para mí es radical: yo no tocaría para eventos de campañas políticas en general a menos que esté de acuerdo con el candidato.

¿Cuánto le debe tu talento e ímpetu a tu madre (Chalena Vásquez)?

Absolutamente todo. Chalena es madre soltera y eso hace que mi educación haya sido diferente, que ella pudiera tolerar que yo regrese a casa teniendo 15 años, 16 años a la 1 de la mañana, un miércoles, de tocar en El Agustino teloneando a Los Mojarras... esa oportunidad no se la dan a cualquier niño. Mi madre es más anarquista que todos nosotros juntos.

Pero te debe haber cuestionado en algunos excesos.

Por supuesto y es una posición lógica el cuidar la salud de tu hijo, además porque yo me malogré muy temprano, justamente porque empecé a tocar muy temprano. El asunto está en la formación teórica. He tenido mejores sobremesas con mi madre, que clases universitarias y no solamente mi hermano y yo sino los amigos que han tenido la suerte de escuchar lo que Chalena puede compartir. Realmente es un privilegio que ella sea mi madre. (Mi hermano Qalin y yo) somos afortunados.

 

 

LA GRAN CHALENA. "Es un priveligio que ella sea mi madre", dice con obvio orgullo 'Kamilo'.

Eres  promotor cultural, antropólogo, músico, periodista y 'ene' cosas… ¿Se puede ser todo a la vez o solo es por pura necesidad?

Lo que pasa es que la metodología de la antropología es la observación participante. Yo no voy hablar de algo que no haya hecho y no voy a recomendarle a la gente cómo hacer tales o cuales cosas sino he probado todas las opciones que he podido encontrar en mi contexto.

Hay una necesidad funcional y antropológica.

A mí me encanta el trabajo de stage manager, de montaje, me apasiona un montón y es un trabajo súper despreciado. Es muy interesante lo mal que trata la gente a quienes son la base del arte. Los carpinteros del escenario, los sonidistas, los técnicos son despreciados. Si el músico es considerado como vago, el técnico es menos todavía, y eso lo noto cuando trabajo como técnico. En un momento en la vida para que tú puedas seguir haciendo música tiene que ser autosostenible. Entonces, chambear de sonidista me sirve, de stage manager... He tenido la suerte de hacer de traductor de equipos técnicos cuando han venido bandas de afuera y eso también es súper divertido.

¿El que mucho abarca poco aprieta?

Por eso haces una cosa a la vez. Cuando estoy de stage manager no estoy haciendo una campaña de prensa y cuando no estoy haciendo una campaña de prensa, estoy tocando con Plug Plug.

Entonces, vives de la música.

Vivo con la música, porque en realidad al final lo que más nos está dando (económicamente) son los audiovisuales y la antropología. Las bandas son un complemento, pero esperamos seguir fertilizando el campo para que crezcan (buenos y más) frutos.

Plug Plug es una banda muy buena, avanzó muy rápido, se paró y desde ahí son destellos y nada más. ¿Alguna vez se te ha ocurrido dejar el grupo?

Yo creo que a los 3 plug plug se nos ha pasado por la cabeza dejar Plug Plug muchas veces, porque cada uno está más loco que el otro a su manera y son personalidades súper intensas, diferentes, nos amamos con todo nuestro corazón. Lo bueno que sea intermitente es que nos permite no tener que dejarlo porque las cosas se dan cada cierto tiempo y es el gusto de volvernos a encontrar.

Si no se hubieran separado, hoy se odiarían.

Puedo ser insoportable.

¿Alguien te ha dicho que eres insoportable?

Yo me lo digo, yo lo sé (risas).

Haciendo un ejercicio un poco más complicado y genérico, ¿qué crees que le espera a esta movida que parece que crece?

Continúan desarrollándose las muchas escenas dentro de la escena, que no están debajo del 'mainstream' en el Perú sino que están al costado. Lo que parece estar ocurriendo es que en ambos extremos la gente se está profesionalizando y les gusta hacer mejor las cosas. Como siempre digo, tú puedes estar en una banda crust y no querer salir en las radios, pero eso no significa que no puedas sacar un vinilo y hacer una gira en Japón. Puedes hacer una banda que tampoco suene en la radio, pero puedes llenar locales, generar tu circuito, viajar al extranjero. Las escenas por géneros se van a ir fortaleciendo y destacarán las que funcionen por su propuesta. Estamos trabajando en Espiral Music Network, un grupo que está buscando llevar la autogestión y las experiencias de cultura viva comunitaria al plano empresarial de la manera más chévere posible.

Lo que me comentaste con Pasaje 18.

Con Pasaje 18, la productora Montes y Manrique, entre otros, además de artistas como Riviere, Camilo Vega, Cristina Valentina y Wolves As Friends, entre otros.

¿Cuál es el objetivo de este colectivo?

Primero, trabajar en colectivo. Es súper difícil que los músicos empiecen a trabajar juntos. De ahí tratar de llevar esta música a espacios que normalmente no suele estar. Sacar las cosas del triangulito Barranco, Miraflores.

¿Es el mejor momento de lo que llamamos rock peruano?

Yo te diría que va venir, pero tal vez ya lo estamos viviendo. La cosa ha cambiado en condiciones de calidad de producción, de que la gente también se está desahuevando. Está empezando un diálogo social chévere. Hay un nuevo público, lo demostró el Lima Vive Rock. El público 'mainstream' que rompió la rejas y aplastó gente para entrar a ver a Amén no es la gente que entró a sacarse la mierda con Suda y Desarme y que lograron llegar a ser 30 mil personas.

¿Te parece buena esa táctica de mezclar un Río con un Serial Asesino?

Ese tipo de festivales masivos no le dan al público esa experiencia de un concierto real y es importante tener la circunstancia ritual de un concierto real. Entonces, esos festivales yo siento que venden a granel y que omiten el aspecto formativo.

Pero les ha resultado, ¿no?

Económicamente les ha resultado, pero eso también hace que tengas robos. Dejé de ir a festivales un buen tiempo porque la gente se agarraba a botellazos en la calle. Hay niveles de violencia donde la seguridad no trata bien al público y donde el público no se trata bien a sí mismo.

Ese no es un tema de cartel sino de organización.

Es una cuestión integral. También se trata de cómo tratas a tu público y en qué condiciones está trabajando ese cartel. Yo he visto cosas de cómo Gaia regresa de México, de una gira muy buena, y toca al mediodía abriendo un festival. Eso no tiene sentido. Los festivales grandes están cometiendo el mismo error de la radio de apoyar un gusto que ya está formado y eso lleva a una saturación del mercado, donde las nuevas propuestas no son valoradas. Si no estás sonando en el festival o en las radios es como si no existieras. Entonces, la gente no llega a conocerlo ni valorarlo, y cuando lo hacen ocurren cosas como el San Martinazo que tenía doble de back line, que llenó Caylloma. Fue una cosa impresionante, yo creo que estamos evolucionando. El San Martinazo fue histórico, no solo por que fueron 20 bandas y estaban puntual sino porque los grupos sonaron bien, se les puso muy buen equipo y desde que llegué, con Kade, hasta el final el público cantó todo.

¿Este buen momento es real?

Yo ya llevo tres años con Sonidos mapeando conciertos y desde hace un año que no dejo de tener, por lo menos, que apuntar a 30 por semana, sin contar tributos ni otras cosas que de repente no nos enteramos. El apoyo de la gestión cultural pública ha tenido un correlato también a nivel de empresa privada, en cierta reacción de público nuevo. No sé si es el mejor momento, porque quiero que haya momentos mejores.

¿El futuro del rock peruano está en la fusión?

El presente, pasado y futuro del rock peruano está en la fusión. La primera banda de rock peruano más conocida es Los Incas Modernos, cuyo tema es El Carnavalito y son del Callao. La  siguiente banda referente, al cual Daniel F –cuando era absolutamente digno de admiración y consecuencia– decía que él le pedía un autógrafo es El Polen.

¿Daniel F ya no es digno de admiración?

Con la gente que alguna vez te maltrata en el escenario, yo ya pierdo la objetividad y me ha tratado feo alguna veces.

Sus críticos hablan de un doble discurso de Daniel F.

No, yo creo que él está logrando ser consecuente con lo suyo. Una vez yo le critiqué mucho de que Leuzemia con la capacidad de comunicación, con el arrastre popular que tiene debería estar hablando de los conflictos medio ambientales, de los problemas con la minería, con el agua, de que así como fue con la violencia política y poder cantar Decapitados esas son necesidades urgentes… Y su respuesta para mí no fue la más satisfactoria. Igual hay cariño por su obra, nos comunicamos y todo bien, pero ya no siento la admiración pasional que sentía.

¿Leuzemia existe?

En el corazón de todos los peruanos (risas). Yo creo que las bandas son una creación colectiva; entonces, yo he contado más de 20 alineaciones de Leuzemia que han hecho que Leuzemia sea lo que es.

Para acabar, ¿con qué bandas volverías a tocar?

Me pones en compromiso. Siempre es un placer tocar con El Aire.

Entonces, al revés, ¿con cual ni a balas volverías a subirte a un escenario o no tomarías la iniciativa de rearmarla?

Yo creo que ellos lo saben y por eso no me invitarían tampoco (risas).Y también con Héroe Inocente siempre es un placer.

 

 

DE BAJA CALIDAD. En su agitada presencia musical, Riveros también pasó por la bandaza Héroe Inocente.

Entrevistas relacionadas

Comentarios

Y al final de todo que has dicho?

Antonio

al parecer este brother está resentido porque no lo han invitado a algunos de esos festivales de lo que él denomina escena rockera, para que lo sepa hay más escena de las que él menciona, tampoco su banda es la gran cosa, opinión personal me parece hasta aburrida y esos eventos que habla tocan siempre las mismas bandas o sea que sus opiniones no tienen ni pies ni cabeza, mejor que diga que también quiere ser comercial, el problema radica en que las bandas quieren tocar con las que suenan en la radio y por compartir algún afiche creen que están al mismo nivel, es allí cuando pierden la brújula, terminan cambiando su temática hasta personalidad claro ejemplo daniel f, tocan según el público y circunstancia...

Mariapi

hay escena de algo? o solo manotazos

stereo

Ante todo, a quien le ha ganado este individuo?
Plug-plug se hizo conocida mas q todo por el Garzo.
Patetico y recursero el muchacho, opinólogo frustrado.

Renxo

He tenido la oportunidad de conversar con Camilo (aún sin saber de su trayectoria ni nada, pues recien empezaba a conocer lo que denominamos escena local) y en definitiva es alguien que ha aprendido más en la praxis, de evento en evento, no es el primero al que veo que no solo es músico, si no además sonidista o por ahí algo relacionado también a la música.

La forma de hacer un circuito local que funcione es esa, la de romperse el lomo y trabajar duro por algo que te gusta, es por ese lado que entiendo el tema que señala de los 'poseros' quienes al final no aportan nada.

Con respecto a los festivales, es curioso, por un lado funciona no solo económicamente, si no también para aquellos que van por un Amén tal vez y se ganan con un Leusemia (que puede que les agrado o tal vez no) pero el problema es que al repetir la formula acostumbras al público y ese 'conocer algo distinto' desaparece.

El Lima Vive Rock por otro lado, con su norma de no repetir bandas mantenía fresco ese 'conocer algo distinto' de combinar bandas de distintos generos, conocidas, no tan conocidas, nuevas, no tan nuevas.
Aunque tampoco es necesario formar parte de dichos festivales, un ejemplo que tengo claro es Francois Peglau, he ido a más de un concierto de él y todos han estado llenos, sin entrar en algún festival, podemos decir que es otro tipo de música, pero precisamente en ese punto le dpy la razón a Camilo, que la 'escena' es grande con distintos grados de 'subterraneidad', el tema es trabajar en tu público, para ello te puedes asociar a músicos afines, por ejemplo.

Saludos

Fortunato Ávila