opinión gráfica

Álvaro Portales

“Yo creo que bandas viejas ya no deben regresar”.

crédito: página central

A sus 41 años, Álvaro Portales ha logrado acumular más de 2 mil vinilos, unos 3 mil casetes y poquísimos mp3. “A veces maquetas que no las he tenido, las descargo de Internet y las grabo en casete. Me gusta, es un fetiche, una nostalgia”, nos dice. Queda claro que este artista gráfico, (cataloga su trabajo como opinión gráfica) es un ‘enfermo’ de la música.

¿Qué fue primero: la música o el dibujo?

De hecho la música. En la época de colegio, ya casi estando en segundo de secundaria. Creo que cuando ya entré en secundaria me interesé por el rock, pero por el que pasaban en la radio, lo que uno podía tener a la mano en ese momento, rock clásico, U2, The Cure y una camada de grupos sudamericanos. Luego, por unos compañeros con los que estudié, llegué a escuchar metal, un poco de trash, lo que ya me involucró a otro tipo de música.

Tu lado gráfico aún no asomaba.

Creo que, más o menos, unos tres años después de que me involucro con la música, con esto del metal, el punk, el hardcore, porque me di cuenta de que había fanzines que le daban espacio a la historieta y al dibujo. Eso me gustaba más porque sentía que ya había una comunión entre dos cosas que me gustaban. En ese momento empecé a involucrarme en hacer historieta. Una de las cosas más pajas que vi fue el fanzine Karne Kruda, que tenían más historietas que bandas.

¿Fuiste (eres) autodidacta?

Esto es autodidacta para todos. No hay escuela, pude haber estudiado diseño, esa huevada me puede haber dado algunos criterios, quizás más teóricos, pero el dibujo y aprendizaje del humor gráfico, de la historieta es autodidacta. Solamente estar viendo, viendo todo el tiempo historietas. Esto también camina con tu edad, vas madurando...

¿Te hubiese gustado tener una banda de rock?

Puta sí, ¡de hecho! Hubiera sido ‘pajísima’.

¿Nunca lo has intentado?

Mi entorno siempre ha sido muy débil con eso. Éramos más consumidores. Desde que empecé me preocupé más en escuchar y conseguir música, intercambiar. Quizás tuve una aventura personal con la experimentación, con ruido. Siempre que pienso en esta experiencia, pienso que fue una manera de subsanar esa carencia, esa frustración de no haber podido formar una banda de algo.

¿Qué instrumento tocarías?

Creo que la guitarra, porque la batería es una huevada muy jodida.

Si tu trabajo gráfico tuviera que pertenecer a un género musical, ¿cuál sería?

De hecho con el punk y un poco con el metal también. El metal no tiene una cosa muy ideológica, pero sí más estimulante. Y cómo uno sin querer siempre está pendiente de las cosas y tienes un deseo de opinar, digamos que el punk y hardcore son más ideológicos... han sido bastante formativos en mí. Me han marcado una forma de ver las cosas y de querer cosas en la vida.

ALERTA MUNDIAL. El trabajo de Portales es tan crítico como un disco de la Polla Records. 

¿Es básico trabajar escuchando música?

De hecho. Pero también escuchar música y no hacer nada es paja, que no es un ejercicio muy común, así como leer. Cuando no estás haciendo otras cosas, no estás leyendo. A la lectura le das un tiempo, un espacio. Igual creo que me pasa con la música.

¿Escoges la música de acuerdo con el tipo de trabajo que harás?

A veces sí. Hay músicas que, carajo, las sientes como gasolina.

¿Cómo qué?

Puedo motivarme escuchando siempre Bathory, su segundo disco por ejemplo. Hace poco estuve escuchando el disco de Loquillo que hizo para un documental que realizó su esposa sobre mujeres que se enfrentaron al franquismo. Es algo referido a mujeres en pie de lucha como madres, parejas. Hace tiempo que le doy vuelta y vuelta.

¿Cuál sería tu banda sonora en las últimas elecciones municipales?

Un disco completo de La Polla Records, el No somos nada. Creo que todos los temas de ese disco son tan políticos y tan vigentes que a veces dices para qué sirve la política, la convivencia, la sociedad misma si al final responde de otra manera, da muestras de que no aprende, no aprendemos absolutamente nada.

ELECCIONES. Crítica gráfica sobre las últimas elecciones municipales.

ELECCIONES. Crítica gráfica sobre los últimos comicios municipales.

¿Qué opinas del momento que vive la música en Lima?

Interesante, porque creo que las bandas ya dejaron esa ‘subterraneidad’. Grupo que escuchas que sale, ya está integrada por gente que sabe tocar instrumentos, que tiene un concepto de música, que creo también es autodidacta. Cada banda que sale ya maneja un profesionalismo al momento de hacer música y hacer tocadas. Me parece que también trata de mantenerse en espacios y formatos distintos. En un momento era paja ver que las bandas graben su material y lo vendan. Entonces, ahora en lo que más se piensa es ver a las bandas tocar en vivo. Y creo que bajo ese principio me parece que las bandas se pulen más por dar un espectáculo, un concierto más de puta madre.

Tú haces trabajos por encargo, como para Trome, por ejemplo, teniendo una fuerte posición sobre diversos temas. ¿Qué opinión tienes de los grupos que también hacen trabajos por encargo, como pueden ser algunos conciertos para políticos, que en varios casos se sustentan en la frase “es un trabajo?".

Se cuestiona más el tema político, y eso es lo que más se ha criticado en estas bandas que tocan para políticos, y sobre todo qué políticos, como el caso de Burgos y Castañeda. Si para alguien la gestión de Castañeda no fue corrupta, de hecho tiene una distorsión de la realidad para que acepte tocar con él. Y no es igual que te convoque Pilsen Callao para un evento y te paga por tu trabajo, pero no es político. El músico de alguna manera también es un político, cuando haces música haces política. No creo que la música de esos grupos sea gaseosa, como la de Arjona, ¿no? Esa comparación no me parece. Salvo que sea evidente que el medio recibe dinero ilícito, que tiene prácticas ilícitas, ilegales…

Pero Trome es un medio que se dedica a un rubro muy criticado, como lo es la farándula…

De hecho es un medio que vive de la farándula, no es un medio político, distractor como un montón de cosas, pero digamos que tenga una práctica ruin como un político o como algún medio de línea política definida y con esa proyección empezar a mentir… Trabajando en Trome no me siento parte de la maquinaria de estupidización de los medios, no avalo ninguna de esas cosas, no me involucro tampoco en los temas de farándula.

¿Hay música despreciable?

La que es pagada y tiene un fin, como esta cagada que hizo Raúl Romero contra Vargas Llosa y que se la pago Montesinos, donde el pata fue puntual. O sea, usó su habilidad para cumplir una orden a cambio de… ofender, denigrar a una persona. Yo no me imagino a alguien que en su casa escuche y diga qué paja esta canción, salvo que tenga el mismo nivel de razonamiento.

 

 

 

TODO SE COMPRA, TODO SE VENDE. Eran los años 90, tiempos del fujimorismo.

Muchos son muy críticos con el reggaetón…

Ponernos en este plan de marginar géneros es jodido… Igual me quejaría de la gente que dice que el metal es bulla, que el punk es bulla. Puedes criticar (al reggaetón) en el sentido que le encuentras carencias: sin contenido, musicalmente muy básico, pero decir que es denigrante, que es una cagada, que es mierda y todo, no creo. En los ochentas nos veíamos enfrascados en eso y si tú eras metal detestabas al que escuchaba salsa, chicha, cumbia…

El chichero era visto como un reggaetonero… Y ahora puede ser ‘cool’.

Por supuesto. No sé con qué derecho te puedes poner encima de otro y decirle lo que yo escucho es mejor. Todo depende de lo que buscas en una canción, hay que gente simplemente quiere bailarla.

El metal nunca volvió a hacer como en los años 80s y 90s en el Perú.

A nivel mundial también. Hay una regresión por los estilos viejos. Creo que el metal ya no pudo sostenerse porque todos los géneros simplemente se gastaron. Para mantener una escena qué haces, regresas a lo viejo. Actualmente, hay una reproducción tal cual de cómo fue la escena trash en los ochentas, hasta la manera de vestirse. Mira a Metallica nomás, regresan a eso porque saben que ya hay un público que ha empezado a formarse con las características del trash de los ochentas. Igual cuando escuchas una banda que hasta ahora sigue o que ha regresado y que es clásica, como el caso de Exodus… Regresan, graban discos, y te dicen: ‘oe, Exodus ha grabado un nuevo disco’, y lo escuchas y dices: 'no hay nada, sigue siendo igual de plano'. Quizás en los ochentas era más interesante. En ese rollo están otras bandas como Kreator, Destruction…

¿Qué grupos te gustaría que regresen y qué bandas nunca debieron haber regresado?

Yo creo que bandas viejas ya no deben regresar. Anuncian que regresa Zcuela Crrada, Delirios Krónicos… es solamente como un reencuentro de promoción, van ahí las viejas glorias, los viejos amigos, estos patines que ya tienen 50, 60 años, se ponen a chupar, cantan las canciones y listo, se acabó. Pero después de eso no hay otra cosa más. Les queda la resaca nomás. ¿Hay un interés de volver a tocar, de tener el mismo espíritu de ese momento? No, ni cagando. Mira lo que hicieron con Ataque Frontal… intentaron regresarlo para empezar a tocar huevadas. Entonces, carajo, los que escuchamos Ataque Frontal en su momento y sabíamos la banda que era, pues era jodido ver cómo intentaban regresar con una banda y descomponerla. Igual con Narcosis, Voz Propia. Este último vuelve a lanzar en Cd su primera maqueta y graban versiones nuevas de temas viejos y la cagan.

Pero creo que Voz Propia es uno de los regresos que luego ha producido nuevos discos.

Eso es cierto. Sí me interesa mucho Voz Propia de lo que grabe ahora, porque ha cambiado, pero de ahí a que quieran meterle la mano al pasado y cambiarlo porque no les guste quizás, porque es muy precario, puta la cagan.

¿Leusemia?

También. El primer disco nomás. En el caso de Daniel F, me encantan las maquetas que grabó en ese momento (Kúrsiles Romanzas), que fueron como 10, muy bacanes. Me gusta cuando algún integrante genera otro proyecto y obviamente siempre tirando para la línea en la cual se involucró. Eso sí me genera más expectativa. Por ejemplo, el Chino Burga de La Ira de Dios tiene no sé cuantos proyectos y 3AM es una huevada muy de puta mare. Y cada proyecto resulta interesante porque sientes algo nuevo en el músico.

Una constante creativa.

Sí y hace que no muera. Cuanta gente subte de los ochentas ha 'muerto' porque simplemente no fueron constantes o no se desligaron de eso y dijeron voy hacer esto por mi cuenta. Daniel F creo que fue el único y grabó sus Kúrsiles, y esa fue su primera intención de decir: ‘mierda, yo me abro de esta huevada, quiero hacer otras cosas’. No me parece mal. Carajo, el tipo es una persona bien inquieta, graba, graba, graba, aporta, aporta, hace las cosas que quiere, y esos son contadísimos los patas que están generando proyectos nuevos.

 

 

3AM. Uno de los proyectos musicales peruanos actuales que destaca nuestro entrevistado.

Entrevistas relacionadas

Comentarios

Buena entrevista, muchos datos importantes y muy bueno el trabajo de A

Gumercindo Rules